Skip to main content.

Monday, March 31, 2014

Vivir en Cali, manual para dummies

gato del Río, Cali
Viví en Cali entre noviembre de 2011 y enero de 2013, y desde que pisé tierras vallecaucanas en un rol distinto al de turista empecé a escribir este post. Algún día había que terminarlo y ese día fue hoy.

Colombia tiene la particularidad de ser muy rica culturalmente. Para muchos extranjeros resulta sorprendente que en un país relativamente pequeño se puedan encontrar diferencias culturales tan grandes entre las subregiones, tanto que en ocasiones nos cuesta trabajo entendernos entre nosotros mismos. En mi caso soy un rolo -cachaco, bogotano- que se fue a vivir a Cali y que tenía a diario infinidad de pequeños choques culturales. Los compartiré en este post con el fin de que le puedan ser útiles a otros rolos que estén a puntos de vivir el mismo proceso.

La gente

Los nacidos y criados en Bogotá tenemos fama de ser odiosos, creídos y fríos en el resto del país. Luego de vivir 15 meses fuera de Bogotá puedo entender por qué nos ven así: nuestras formas de relacionarnos y nuestras costumbres son distintas, sin que necesariamente nuestra personalidad sea así. La antipatía y frialdad -en mi opinión- son un mecanismo de defensa de la ciudad grande, donde creciste con el mantra "no hables con desconocidos". Es simple instinto de supervivencia.

Lo de creídos lo explico con ese complejo de superioridad del hijo de la capital, quienes por nacer en la ciudad más importante del país podemos llegar a mirar a las demás como pueblos, y si tienen suerte, pueblos grandes. Acomplejados y prejuiciosos que somos. Resumiendo: es verdad. Los rolos podemos parecer antipáticos y fríos, y en muchos casos, serlo. 

  • Mi primer choque cultural cuando recién llegué a Cali fue la calidez de la gente. Recuerdo la primera vez que entré a un ascensor y todos sus ocupantes saludaron en coro "buenos días". Uno queda sin reacción, una mezcla de "¿qué carajos le pasa a esta gente?", "seguro me confundieron" y "¿qué respondo?". Al cabo de los meses uno se acostumbra, saluda y hasta lo extraña cuando no responden. Es decir, uno se termina civilizando.
  • La gente mira a los ojos en la calle, sonríe. Cuando usted sale de su casa o de su apartamento hay contacto visual con el portero, con el vecino... y hasta conversación. No es que en Bogotá no pase eso, pero no es tan común, mucho menos entre desconocidos, creo que esa es la definición de  "gente abierta". Supongo que usted sabe a lo que me refiero. Algunos rolos somos de los que volteamos la cara cuando vemos que viene un vecino, mientras que la mayoría de los caleños hacen justo lo contrario.
  • La atención por parte de vendedores, cajeros y empleados en general es amable, cordial, sincera. Poco que ver con la que uno suele recibir aquí.

Tuesday, July 27, 2010

Su comercial puede estar en el lugar equivocado

De los colombianos dicen que perdimos la capacidad de asombro. Que estamos anestesiados. Cuando alguien es secuestrado, asesinado o hay un atentado terrorista, nos parece lo más normal del mundo. Nos duele, nos horrorizamos, hacemos un grupo en facebook, lo lamentamos ... y 5 minutos después ya se nos olvidó, si no es que ya hicimos un chiste de la tragedia.

Igual pasa con la corrupción. A la escala que sea: que las obras públicas contratadas en nuestras ciudades han debido terminarse hace años y se han pagado tres veces, nos saca un suspiro lastimero de indignación y ya. Así como cuando el cajero del supermercado con toda la naturalidad del caso redondea a favor suyo el cambio. Nos duele, pero estamos resignados a que probablemente nada va a pasar.

Por favor vea este video antes de seguir leyendo. Son 30 segundos.

Es una invitación a asistir al evento de cierre de la conmemoración del bicentenario de la independencia de Colombia. No, no me molesta que se celebre una independencia que es relativa ni que se hayan gastado decenas de miles de millones de pesos en el proceso. Lo que me indigna es que la propaganda la vi anoche: Lunes 26 de Julio a las 7:13 PM.. Y el evento fue hace una semana.

No tengo la menor idea cuánto podrá costar la emisión de un comercial de 30 segundos en prime time en Caracol, pero dudo muchísimo que sea barato.

Se me ocurren varios escenarios para que esto haya pasado:

Sunday, March 14, 2010

¿Ley seca o ley de atracción?


Foto de El Tiempo en flickr ©

La ley seca es -para quienes no tienen idea- una restricción al expendio de bebidas alcohólicas por tiempo limitado. En Colombia se utiliza siempre 36 horas antes de elecciones, período de tiempo -en mi opinión- completamente exagerado.

Dejando atrás lo anacrónica y cuestionable que es la medida (sobre todo porque no logro ver la relación de los borrachos de un viernes por la noche con las elecciones de un domingo) la observación que me motivó a escribir este post fue el comportamiento de la gente ante la medida. Claro, son eventos con ocurrencias muy ocasionales, como la oportunidad de medir la contaminación ambiental sin la participación del transporte público por cuenta de un paro. (Y descubrir que los que más contaminan son los buses)

Siempre ha sido así. Anuncian la medida y, guardando las proporciones, es como si anunciaran el apocalipsis. Es como en esas películas fatalistas de los 80s en las que se anticipa un desastre nuclear por cuenta de la guerra fría, y multitudes desesperadas corren a los supermercados a abastecerse de comida, para internarse en sus búnkers y sobrevivir el fin del mundo. Pero en este caso son grupos (en su mayoría) de machos bien machos que llenan con desesperación sus carritos de mercado con provisiones de cerveza, aguardiente y destilados foráneos como tequila y whisky para los de hígado más refinado.

El jueves estaba haciendo mercado en el Éxito y pude ver más de un grupo de amigos preparándose para la abstinencia. En sus conversaciones se podían oír frases del tipo "nos la tenemos que jalar". Más tarde conté tres grupos (a lo mejor eran los mismos del supermercado) dedicados a la bebida en los alrededores de mi casa*. El viernes la historia se volvió más dramática: fui al medio día a Olimpica y por todas partes había avisos con el subtexto "a las 6PM empieza la ley seca, aprovisiónese rápido". De nuevo, veía uno carritos llenos de trago. Esa noche supe por una amiga que tenían organizada una reunión con sus amigos de parranda, para la que habían comprado un litro de trago por cada dos personas. Ya por la noche encontré más de un borracho en la calle, algo no tan usual a las 7PM por la zona en donde lo vi.

Yo quiero pensar que la razón por la que este fenómeno se repite antes de cada día de elecciones, es ese muy arraigado irrespeto a las leyes y la autoridad que nos caracteriza a los colombianos. Que lo hacemos por rebeldía, por romper el sistema, por lo atractivo que siempre ha resultado hacer lo prohibido. ¿que no es permitido emborracharse? "Pues miren cómo lo hago jijuemadre". .

Prefiero pensar que es por hacer lo contrario a los que nos dicen a que sea la comprobación de que somos un país de borrachos. Aún tengo fe de que así sea.

Tuesday, February 16, 2010

Salvar el planeta mis polainas


Foto de Motivatedphotos.com

De unos meses para acá las maléficas grandes corporaciones están sacando multimillonarias campañas publicitarias, invitándonos a salvar bosques enteros mediante la suscripción a su servicio de factura electrónica. El trato es simple: "ayudanos a salvar el planeta, ahora tu factura te llegará por email", acompañados de unas ilustraciones llenas de verde, pajaritos, árboles y nubes. Hasta culpable se siente uno si no lo hace. ¿Caerán árboles inocentes si no lo hago?

No me imagino las miles de toneladas de papel que se gastan empresas de servicios públicos o de telecomunicaciones imprimiendo facturas que a duras penas uno mira. Es un desperdicio completamente inmoral, sin duda. La factura electrónica ha debido llegar aquí hace rato y es completamente loable que la penetración de los medios electrónicos de pago, así sea tarde, estén logrando reemplazar estos métodos anticuados, ineficientes, y sí, anti ecológicos.

Yo soy el primero en aplaudir la iniciativa. Los que me conocen saben que literalmente no mato una mosca, la saco de mi casa por las buenas así me tome una hora hacerlo. Desde que tengo memoria envuelvo los regalos en papel periódico. Me ofendo cuando sacan una hoja de una resma para llenarla de garabatos, habiendo hojas de reciclaje disponibles. Sufro por las maticas de los separadores en épocas secas, o por los cerros cuando se incendian y pienso en todos los pajaritos y animales silvestres afectados. En las tiendas casi nunca recibo bolsas plásticas por no ser nada diferente de fuente de ruido y mugre. En fin, desde niño cuido con gran compromiso los recursos naturales, la vida en todas sus presentaciones (aunque podría hacer la excepción con los french poodle) y no desperdicio una hoja de papel en nada que no lo amerite.

Es por eso que me ofende que las grandes corporaciones nos vendan lo de la factura electrónica como su compromiso con el medio ambiente. Por supuesto, es un factor... pero siempre ha sido el último en sus prioridades. ¿acaso nos dejarían revisar como hacen la disposición y el manejo de residuos al interior de las mismas? ¿verificamos cómo usan el papel, el agua, la energía? ¿quieren?

Claro, el evitar imprimir miles de toneladas de papel es bueno para el medio ambiente. Pero mejor para sus bolsillos. No me imagino los chochentamil millones de petrodolares al mes que se va a ahorrar comcel dejando de imprimir y enviar facturas a sus 20 millones de abonados. Igual los bancos. ¿Por qué no en lugar de hacernos creer que estamos salvando al mundo aceptando recibir la factura por email, nos dicen que esa platica que van a ahorrar nos la van a descontar de la cuota de manejo/cargo fijo? ¿No será que no les conviene?

Por mi perfecto que me envíen las facturas por email, lo esperaba desde hace una década. Pero no me crean tan pendejo, salvar el planeta mis polainas. Sean machos y admitan que es porque es bueno para sus utilidades y por su imagen de "socialmente responsables". Dejen de tratarnos como idiotas por primera vez en sus vidas.

Friday, July 03, 2009

De eso tan bueno no dan tanto

Somos el país de "el vivo vive del bobo". De la "malicia indígena". Donde ser avispado es pasar por encima de los demás. Donde colarse en una fila es sinónimo de inteligencia. Si mire no más, ayer se celebraba el primer aniversario de la Operación Jaque y en el documental no solo dejaron de negar el uso de los chalecos de la Cruz Roja (como lo hicieron al comienzo) ni lo justificaron con una excusa chimba (como lo hicieron luego: "que fue que a uno de los agentes le dio sustico, pero fue por su propia iniciativa") sino que encima lo dicen como una anécdota pícara. "usando nuestra astuta malicia indígena engañamos al enemigo, todo se vale [grin]".

En DMG le decían a la gente de frente: "es lavado de plata de los narcos, por eso es que da esos rendimientos". Y claro, la gente piensa "aprovechemos mientras dure, antes de que eso se caiga, el vivo vive del bobo decía mi madre ... y somos del país de los echados pa'lante y de los más vivos". Y mire usted como terminó eso.

O sea: es nuestra cultura. Muchas de nuestras madres nos criaron con el "avíspese papito". Y no siempre para bien (copiése, cólese, quédese con el vuelto, etc). Así somos, no nos hagamos los santos.

Lo mejor es que en el país donde nos preciamos de ser "una flechas", muy vivos ... es donde más modalidades de estafa oye uno. Que el "paquete chileno", que "la del pan y la leche", que "la llamada millonaria"... la lista sería larguísima.

En internet tenemos muchas, empezando por unas inocentes cadenas de Amy Bruce o de gatos embotellados hasta el phishing de los bancos.

Y en los celulares, también.

Ya había hablado de la que me habían hecho (bueno, en realidad lo hice para saber si Tigo respondía, y no) con un aviso en facebook. Hoy leo en twitter que al gerente se la intentaron hacer. Ya la había oído (e incluso leído en El Tiempo, creo) pero la replico porque al parecer hay muchos que no lo saben.

Llega este mensaje de texto:



Uno llama y le dan las instrucciones: que para legalizar la entrega del carro hay que comprar $450.000 en recargas de Comcel, le dan el número, y que el lunes le entregan su premio. Y tan de buenas usted: se gano una rifa sin siquiera estar participando.

Y pasa como siempre: El diablito en el hombro izquierdo dice: "Huy, no compramos boletas para la rifa pero hágale, de una ... gratis hasta un balazo". El angelito en el hombro derecho obviamente trata de hacerlo entrar a uno en razón y hacerle entender que lo están robando (como pasó aquí) y bueno, unas veces gana el de la izquierda, otras el de la derecha.

Hay atenuantes, claro. Los cuentos son reforzados, pero son hábiles y logran confundir. Presionan diciendo que "tiene 30 minutos para consignar" y dependiendo del nivel de ingenuidad (o de torcidez) de la víctima, se dará cuenta que algo no va bien y verificará que la información sea cierta o no. Así lo hizo el gerente. Pero seguro muchos caen. Vi reportes en twitter.

Ya lo sabe: si le ofrecen tantas maravillas y lo presionan para que haga un pago (y en tarjetas prepago, por Dios!) en poco tiempo ... ahí hay gato encerrado. Es una estafa, y usted está cayendo redondito.

Porque recuerde: "de eso tan bueno no dan tanto".
Locations of visitors to this page