Skip to main content.

Sunday, January 04, 2009

La revancha cachaca


Así lucía esta tarde, y así ha lucido toda la semana

Por estas épocas el tema inicial de conversación en programas de radio, noticieros y entre quienes nos quedamos en la ciudad en que nacimos y nos vio crecer, es siempre la misma: que el tráfico es una dicha. Por lo tanto nadie pide plata en los semáforos*. El ruido de la ciudad es casi inexistente. Las calles vacías, al igual que el comercio, supermercados y en general: Bogotá parece una ciudad desierta o que se aproximara un asteroide, todos hubieran evacuado y que los malditos no nos hubieran avisado. Por momentos la Bogotá de esta semana me recuerda "I am legend"**

Para completar, el clima parece el de otra ciudad. Hace calor. Amanece el cielo completamente azul y se mantiene así todo el día, con las heladas a la madrugada del día siguiente***. Esto no necesariamente es del gusto de todos, pero bueno, que no llueva es algo que la mayoría -y en especial quienes usamos la bicicleta como medio principal de transporte- apreciamos.

Las calles, encima, limpias. Los bancos, vacíos. Cualquier desplazamiento o diligencia que se haga tomará la mitad del tiempo. Es que hasta el transmilenio está vacío. El viernes hice un corto desplazamiento a las 5PM y para mi sorpresa: los buses vacíos.

¿dónde están el desorden, la suciedad, la agresividad, la antipatía, el frío, el caótico tráfico?

En sus ciudades de origen o de vacaciones.

Sunday, September 28, 2008

Victorias pírricas

Ayer estaba en la Avenida Ciudad de Cali con Calle 20 (es decir: muy lejos de mi casa) conociendo el centro comercial Hayuelos, del cual me enteré de su existencia justo ayer.

Salía a eso de las 9PM para coger un taxi que me llevara a la estación de transmilenio de la Biblioteca El Tintal (la cual también conocí ayer). Estiré la mano y el taxi, que venía relativamente rápido, frenó unos 4 metros adelante. Cuando veo que una señora muy fresca abre la puerta y se sube rápidamente, como el que sabe que está haciendo algo indebido. Yo, como todo un lord inglés le cierro suavemente la puerta a la señora enviando el mensaje: "no te hagas la idiota". Se inicia entonces una conversación de lenguaje no verbal:

YO: [cerrando la puerta, mirándola con ojos entrecerrados( ¬¬ ) y mirada desaprobatoria]: "no te hagas la idiota, ese taxi era mío y tu lo sabes. Yo lo paré."
ELLA: [encogiendo los hombros, sonriendo pícaramente]: "de malas como la piraña mueca. Camarón que se duerme se lo lleva la corriente. El vivo vive del bobo."
TAXISTA: [mirándome con la cabeza inclinada entre su asiento y la ventana del puesto de atrás, sabiendo que me paró a mí y no a ella]: "Entonces qué, vá a bajar esta vieja, ¿viene con ella o que vá a hacer?
YO: [Respondiendo la pregunta del taxista, mediante señas, dedos encogidos y más lenguaje de señas]: "Qué tal esta vieja, me robó el taxi, que tal la desgraciada, ¿ah?"
ELLA: [usa el viejo truco del pelo en la cara para hacerse la idiota y deja de participar en la no-conversación]
TAXISTA: [mirándome como diciendo: "¿qué hago?"]: "¿Qué hago?"
YO: [Haciendo la señal universal de "hágale"]: "Váyase. Al cabo que ni quería".

Y por eso, justamente por eso es que nunca dejaremos de ser un país del tercer mundo.

Si, lo sé. Veo cine y TV y allí a cada rato (sobre todo hacen especial énfasis en Nueva York) pasa eso a diario y probablemente más que acá. Y ellos no son subdesarrollados, o al menos eso creen. Es posible que eso sea el pan de cada día en gran parte del mundo. Es verdad, no por robarle el taxi al otro un país es mejor que otro. Pero lo que me molesta es la actitud, las razones para hacerlo. Allá es posible que la motivación principal sea la alta demanda vs poca oferta y el ritmo acelerado de vida que dicen en TV que viven. Aquí es porque crecimos oyendo el "sea vivo papito, no se deje".

Tal vez para ella es una pequeña victoria, un válvula de escape para sentirse por una vez en el día alguien, superior, poderosa, audaz e inteligente. Una forma de sobrellevar su miserable vida de empleada explotada en una oficina haciendo rutinarias tareas. (Eso último se veía en su lenguaje no verbal de su atuendo, o tal vez sea prejuicio y apreciación mía cegada por el resentimiento, vaya uno a saber).

Por eso la dejé ir sin mayor discusión verbal. Bueno, por eso y porque no tenía afán, estaba mamado y coger un taxi en Bogotá es relativamente fácil gracias que por cada cupo hay tres taxis. Pero no puedo evitar pensar que esas pequeñas acciones cotidianas son las que hacen que nunca dejaremos de ser un país del tercer mundo*. Es que como se ha dicho más de una vez, el subdesarrollo es mental.

Monday, September 03, 2007

"Finjan Felicidad"*

Hasta hace no mucho lo usual era que los entusiastas de la fotografía fueran unos pocos, quienes atesoraban sus cámaras con profunda devoción y cargaban con la responsabilidad de inmortalizar los eventos sociales y familiares, por aquello de que eran "los de la cámara". Contaban con todo el equipo profesional, que el trípode, el flash y maletín con lentes y filtros diversos. Hasta pilas y rollos de repuesto. Era como en todo curso en un colegio: está el ñoño, el sapo, el payaso y al que se la montan. En este caso en todo grupo había uno que era el que se inclinaba por la fotografía y la llevaba a todos lados.

En mi familia es mi papá, quien lleva la pendejadita de unas 11.000 fotos debidamente organizadas y numeradas e indexadas desde 1978 en un álbum de su propia creación. Son hojas de 4x4 fotos de 9x16 cms por cada lado, es decir 32 fotos por hoja, cosidas entre sí con nylon de pesca y protegidas por un plástico tranparente, convirtiéndose en un gran, gran álbum familiar. Así desde 1978, porque las previas a ésto están en álbumes "convencionales". Por alguna razón heredé (o aprendí) la afición por la fotografía y fui todo el colegio el fotógrafo oficial del curso, así como lo fui en la universidad.

Hoy en día lo raro es que no haya alguien con una cámara. Los eventos sociales parecen un partido de fútbol, y en cada matrimonio hecho el chiste flojo -de mi propia autoría- que para la próxima habrá que ponerles chalecos, carnetizarlos y asignarles un espacio especial en la iglesia. Es que me parece de muy mal gusto que el 80% de los asistentes a la misa en lugar de estar lagrimeando cuando el cura les esté preguntando si de veras están seguros de que se van a aguantar el uno al otro el resto de sus días, estén trepados en el atrio tomando 15 fotos por minuto. Y las bancas vacías. De quinta. Y ni hablar de presentaciones de niños en colegios: hay que ver 15 papás disputando a punta de codazo furtivo y empujón disimulado el mejor ángulo. Ah tiempos aquellos en que era sólo uno o tal vez dos los elegidos para esa labor.

Por estos días he estado en el Nokia Trends House. Allá fue donde noté especialmente ese fenómeno de que cada asistente (y cada 30 segundos) saca su celular o su cámara, posa con sus amigos y hace cara de "que chimba marikis, la estamos pasando la verga", sonrien cual modelo de crema dental, (hablando de eso, no se olvide votar aquí), se toman la foto ... y sus caras vuelven a facciones que son ... como llamarlas ... ¿naturales? ¿normales?

Supongo yo que es algo social eso de querer salir bien en las fotos. Nadie quiere que se la monten porque salió con un ojo chueco o con un arroz pegado a la barbilla, y ni hablar de un "maromero"**. Pero es que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Una cosa es que en los tiempos en que un rollo de 36 fotos había que hacerlo rendir dos eventos sociales, y el número de fotos por evento/persona se reducía a dos o tres y por lo tanto la atención en esa selección de fotos era mayor ... y otra cosa es que ahora se tomen 200 fotos por evento, y en algunos casos extremos casi que parece una filmación cuadro a cuadro de toda la noche.

Hablaba ayer del asunto y me justificaban la extendida costumbre con el argumento de que "si uno la está pasando bien, que se note en las fotos". Me parece válido.
Pero ... ¿en todas las fotos hay que poner la misma sonrisa postiza?. ¿hay que aparecer como modelo de publicidad de revista en todas y cada una de las fotos? ¿no sería más bonito que la gente saliera en posiciones y actitudes naturales y no queriendo demostrar cosas que en realidad es posible que no correspondan a la realidad?. Es la eterna discusión de que el que no rie no está feliz así como el que no salta o baila o grita es porque está aburrido. Actitudes sociales por demás hipócritas y sin sentido.

Y las fotos se ven bonitas. Y le gente sonriendo se vé mejor que seria. La parte que no me soporto es que la gente finja felicidad y saque una sonrisa de porrista sólo por quedar bien en la foto. En todas y cada una de ellas. Y como ahora se saca una foto por minuto, pues empalaga. Para mí lo deseable sería que sonrieran sinceramente, porque les nace, que no les toque esforzarse. En caso de no ser posible simplemente que sean ellos ante la cámara. Que no finjan felicidad, así se vean feos en la foto. Es mejor ser natural a la imágen artificial de lo que todos quieren ver. Es eso que llaman "capturar el momento".

Y no sé por que tanta carreta. Debe ser que no me gustan las apariencias, especialmente desde el punto de vista emocional. Y mucho menos las sonrisas postizas. Nada como lo natural. O tal vez sea un "estoy mamado de tanta sonrisa postiza y de tanta foto".

O a lo mejor son sólo chocheras mías.

Wednesday, August 08, 2007

Autógrafos y cabalgatas

Me estoy dando cuenta que es una constante en mi el cuestionarme el porqué hago o hacemos cosas por costumbre, o cual es el origen de las mismas. Por ejemplo en el post anterior cuestionaba la costumbre de enterrar los muertos siendo que hoy es más práctico desde todo punto de vista cremarlos.

Esta semana en este post salió a colación el tema de las cabalgatas, costumbre común de las ferias de pueblo y al parecer está presente en la mayoría de éstas. No tengo idea de sus orígenes ni propósitos***, pero no es difícil imaginárselos. Supongo que en algún momento entre cuando éramos colonia Española* y la "patria boba"* -a propósito de la independencia que celebrábamos ayer no haciendo nada productivo- se usaba que los patrones salieran a ver sus dominios ... el gran señor terrateniente salía a "darle un vuelto" a la finca y ver que las vaquitas estuvieran gorditas y los siervos no estuviesen pensando en sublevarse (o en comerse las vaquitas) y mantenerlos contentos con una celebración anual -conocida también como válvula de escape- en la que comen, bailan, se emborrachan, pichan y pelean.

No sé a ustedes pero eso de ver pasar unas personas con ínfulas -o sin ellas- de grandeza desfilando por una calle cual Simón Bolívar tras gesta libertadora, como arrogante muestra de su poder económico****, político o social, exhibiendo o alardeando en algunos casos de sus bienes materiales o intangibles (ya sea el caballo, la indumentaria o la mona peliteñida con siliconas que se evidencian muy gráficamente a cada paso del caballo) no me parece que sea muy diferente del que algún día fuera el patrón dándole el vuelto a la finca. Y lo mejor (o peor) es que la gente aún hoy acude masivamente, jincha de la perra viendo los señores patrones desfilando, tomándoles fotos y hasta autógrafos les pedirán**. Eso sin mencionar lo fuera de contexto que está un caballo en una ciudad y el maltrato físico al que se ve sometido el pobre bicho, ni lo bien abonada que queda la calle, anotando que en la calle no hay nada que necesite abono.

Y es que en el fondo el mensaje y el objeto (que me acabo de inventar) de la cabalgata no ha cambiado en todos esos ficticios años... el patrón (es decir: los que mandan) desfila ... y el pueblo sale a verlo pasar, lo admira, desea ser como él ... y se emborracha en el proceso. Por eso no me extraña que aquellos que han emergido económicamente (léase nuevo ricos o traquetos) se pelean por formar parte de las cabalgatas: lo que buscan es aceptación y reconocimiento social. Digo yo desde mi ignorancia.

Y luego nos preguntamos que por qué estamos como estamos.

Hablando de autógrafos ... es otra costumbre que no me explico. Y yo la he hecho, hace ya un ratico alardeaba por haberme codeado con un famoso y el garabato de turno. Y es que hasta en las gringolandias valen plata ... ¡¡¡y mucha!!!.

¿De dónde vendrá la costumbre de que cuando uno se encuentra frente a frente con un famoso la primera reacción es pedirle un autógrafo? ¿Será para poder demostrarle a los amigos que es verdad, que no se inventó que se encontró a Paris Hilton en la calle?. ¿Para sentirse especial: "Uy, García Márquez me escribió algo de su puño y letra" (su nombre) y enmarcarlo y ponerlo en medio de los tesoros familiares que heredará la descendencia ... un papel con un garabato hecho por Marbelle. El gran tesoro.

No sé a ustedes, pero a mí me parece medio patética la cosa. Y repito: lo he hecho. tengo uno de Piero, otro de Matt Sorum y otro de Chris Kilmore, aunque del primero no tengo conciencia porque tenía como 5 años cuando eso. Y no sé para qué demonios los tengo, supongo porque guardo la esperanza que en 50 años algún coleccionista pague una fortuna por ese pedazo de papel rayado por un fulano con reconocimiento.*****

Pedir un autógrafo lo veo también como el rendirse y asumir que no va a ser nadie importante en la vida y que lo más cerca que va a estar de ser alguien así es estar al frente de alguien que sí lo es, y como recuerdo o prueba del encuentro le pide que firme un papel. Es falta de amor propio y de convicción. Peor aún cuando le pide autógrafo al anónimo de la cabalgata, al participante eliminado de factor-X, y no faltará el que le pide autógrafo al corroncho que folla con calzones y medias, lo graba con el celular y luego lo publica en internet de puro dañado, porque la que no se lo quiso dar más era reconocida públicamente y "porque ajá". Para joderla(+). No dudo que los habrá.

Y luego nos preguntamos que por qué estamos como estamos.

Thursday, July 12, 2007

La administración del tiempo*

El concepto de manejo del tiempo es muy relativo, así como hay actividades que son social o laboralmente inaceptables, satanizadas, tabú o incomprendidas.

Un ejemplo o actitud que me parece completamente ofensiva, insultante y cargada de prejuicios e ignorancia es el típico oficinista que se acerca al puesto de trabajo de uno de sus compañeros y lo ve haciendo algo que no es cliché de trabajo de oficinista y entonces exclama: "Uyyyy, pero como trabaja!!!". Como si el trabajar involucrara necesariamente alguna acción física, como mover un lápiz y cosas así. Aquí un video que enseña a trabajadores mediocres aparentar estar ocupados. Y lo peor es que funciona, y muchos nos sentimos identificados. Para algunos pensar es un trabajo. Otros links de como aparentar estar trabajando cuando en realidad no se hace "nada": Uno que le atribuyen a George Constanza (recuerdo ese capítulo) y otro de Scott Addams (el de Dilbert)

También me llama la atención como al mismo tiempo el que trabaja mucho (de verdad) en la oficina y hace sus entregas a tiempo, o el estudiante que hace lo mismo (dentro de los plazos o estudia para el examen) es un sapo. O sea, malo por hacer las cosas bien, malo por no aparentar hacerlas bien**.

Y aquí en el mundo de los blogs también se dá el fenómeno. ¿Y cómo no iba a darse si lo que pasa en la vida real se ve reflejado en los bloggers, y por lo tanto en los blogs?

Es común ver que cuando alguien hace un trabajo extenso sobre algo, sea cual sea el tema ... le dicen: "uy, mucho desocupado***", "que desocupe", como una forma de descalificar el tiempo que se invirtió en hacer ese trabajo, sea el que sea. Por ejemplo renovar la plantilla del blog, hacer un post con un listado de aves tropicales, hacer una reseña con pelos y señales del iphone (ay por caridad ya no mas iphone), escribir la historia de Bogotá, o un test sobre que personaje de padres e hijos es usted, o lo que sea que no sea socialmente aceptado como "productivo". Según esa forma de pensar el único trabajo válido es el físico y no el mental.

O en sus casas a muchos de ustedes les critican y dicen con tono descalificador la frase: "ahí está perdiendo tiempo en el computador". Así sin más, como si ver novelas fuera un oficio, o como si supieran que está haciendo uno. Es que así sea jugar solitario lo que esté haciendo: eso puede servir para algo después, así sea para jugar cartas con los amigos y entender el juego (por ejemplo el que haya jugado corazones de windows disfrutará del king). (bájelo aquí)

Por supuesto que uno pierde tiempo en internet y en el computador, sería estúpido negarlo***. Pero es que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Por ejemplo a mí tanto tiempo en internet me ha servido para aprender miles de millones de cosas nuevas. Mantenerme al día en noticias de tecnología y de actualidad general. Mantenerme en contacto con amigos y conocer gente nueva. Y ¡oh casualidad!, es que mi trabajo es por internet. Lo que hago por acá me da para pagar las cuentas, me sirve de medio de comunicación y para la productividad, me divierto, por sólo enumerar unas pocas. ¿sigue pareciendo pérdida de tiempo?. Para algunos lo es. Y seguramente si uno no hiciera otra cosa diferente de estar en www.jueguitosalienantes.com, pues hasta le doy la razón. Y eso.

Para algunos (me incluyo) el MSN es una pérdida total de tiempo. Pero para otros el msn es una herramienta fundamental en su trabajo o sus relaciones sociales.

Por ejemplo los juegos de PC desarrollan habilidades lógicas, psicomotrices y mentales. Dependiendo del juego unos estimulan la memoria, otros coordinación, otros razonamiento abstracto. Encima algunos crean redes sociales. Solo el tiempo dirá si los que crecimos jugando diversidad de juegos sufriremos de alzheimer cuando tengamos la edad de los que sufren de eso, pero según dicen por ahí ... no. Pero para algunos los videojuegos son una pérdida de tiempo.

Por ejemplo el jugar tetris por años en los 90s hoy me sirve para acomodar 20 maletas enormes en el baúl de un carro.

Por ejemplo CSI ha servido para que los criminales perfeccionen sus técnicas y jamás sean atrapados. Desperate Housewives ha servido para reflejar los problemas de la sociedad occidental reflejados en diferentes tipos de mujeres, y darles esperanza. Verán, es que toda actividad es constructiva o destructiva dependiendo de como sea asimilada o tomada por su receptor (esa frase sonó a frase de sicólogo ñoño). Pero para algunos ver TV es dejar pasar la vida.

Para algunos ir a clases en la Universidad o Colegio es una pérdida de tiempo. Para otros no. Y es que depende de la clase y de las capacidades intelectuales de cada persona.

Por ejemplo dedicarle una hora diaria al blog o a leer otros blogs me ha servido para conocer una cantidad de gente impresionante, diferentes formas de pensar, de resolver problemas, aprender de experiencias ajenas, de nutrir mi criterio para opinar sobre ciertos temas, de aprender a respetar o entender otras opiniones diferentes (tolerancia que llaman), he aprendido CSS y PHP, HTML y sobre redes sociales. He identificado oportunidades de negocio y he hecho amigos para toda la vida. Pero para algunos los blogs son una pérdida de tiempo.

Por ejemplo dedicarle un tiempo a hacer un post o alguna tarea en el blog o algo en internet podrá no traerle beneficios a uno mismo... pero sí causarle alegría o serles útiles para otra personas, en el campo laboral, académico o incluso de salud mental o espiritual. Sin embargo, para algunos es una pérdida de tiempo o "que desocupe", o "que desparche el suyo". Es más, el "que desocupe" algunos lo usan como escudo para protegerse de las críticas por no hacer algo socialmente aceptado como "útil". Son frases que no le dan valor a su propio trabajo, y eso es triste. Es como el estudiante que deja de hacer las cosas bien porque le dicen que es un sapo, dicho por los mediocres que descalifican el acto como mecanismo de defensa y para poner a todos en su mismo nivel (bajo). Sea lo que sea que alguien haga, mientras le aporte algo ... no será tiempo perdido, independientemente de lo que opinen otros.

Así que la próxima vez que piense decir la frase: "qué pérdida de tiempo" piénselo dos veces. Podrá serlo para usted, o podrá no estar pensándolo bien.... pero para la otra persona esa actividad podrá ser algo muy productivo. No pierda su tiempo diciéndolo, mas bien, porque hay muy pocas cosas que son realmente una pérdida de tiempo. Al fin y al cabo, como todo en la vida y como lo repito con frecuencia: es cuestión de actitud.

Por ejemplo: para algunos leer este post fue una absoluta y total pérdida de tiempo, ya sea de ellos como lectores o mía que me tomé el trabajo de crearla+. Pero para otros no. Porque todo es relativo, en especial el tiempo y su uso y depende desde el lente con el que se mire.
Locations of visitors to this page