Skip to main content.

Archives

This is the archive for July 2009

Tuesday, July 21, 2009

Si ellos pueden, yo también

Me gusta el deporte. Solía ir al gimnasio a diario y a ratos me hace falta, tengo ganas de regresar. Me movilizo a diario en bicicleta y bueno, lo disfruto.

Nunca me he sentido, sin embargo, más que alguien al que le gusta hacer ejercicio. Deportista es un apelativo que me queda grande. Admiro profundamente a los ciclistas profesionales, y su capacidad de rodar 200km a un promedio superior a 40km/h, o subirse a cimas como la vía a La Calera a 25-30km/h, como si nada. No creo ser capaz de sostener ese paso más de 5 km, y en plano. De igual forma admiro a quienes se consagran tiempo completo a la disciplina deportiva que sea. Uno de mis sobrinos, por ejemplo, entrena 2 veces al día. Ya es miembro de la selección Antioquia, ha ganado campeonatos nacionales de natación con su equipo, y apenas va a cumplir 15 años.

Lo dicho: soy apenas un entusiasta. Es por eso que siempre respeté la media maratón como algo para los profesionales, para quienes entrenan a diario. Como para los que uno ve en TV. De esos que usan esas lobísimas camisetas sin manga y balaca blanca, entre otros símbolos cliché de su consagración al atletismo. Corrí la carrea recreativa (10km) un par de años (2001-2002), solo por ser parte-de.

Pero el año pasado, el señor "artista de la confusión" me hizo cambiar de opinión. Me pidió que le llevara algo de tomar para cuando pasara por la altura de mi casa, que es poco más de la mitad del recorrido. Y entonces vi que la gente que asume ese reto es tan común y corriente como uno. Es más, gente que evidentemente es más común y corriente que uno. Deportistas de domingo y todo se ven.

Bueno, vaya uno a saber si llegaron al final, pero asumamos que sí
Me prometí que lo iba a hacer entonces este año, preparándome adecuadamente. Como suele suceder, no lo hice con la suficiente antelación, pero empecé ayer. La condición cardiovascular creo que me alcanza, lo que necesito es resistencia y acostumbrar los músculos a un ejercicio tan diferente al pedaleo.

Friday, July 03, 2009

De eso tan bueno no dan tanto

Somos el país de "el vivo vive del bobo". De la "malicia indígena". Donde ser avispado es pasar por encima de los demás. Donde colarse en una fila es sinónimo de inteligencia. Si mire no más, ayer se celebraba el primer aniversario de la Operación Jaque y en el documental no solo dejaron de negar el uso de los chalecos de la Cruz Roja (como lo hicieron al comienzo) ni lo justificaron con una excusa chimba (como lo hicieron luego: "que fue que a uno de los agentes le dio sustico, pero fue por su propia iniciativa") sino que encima lo dicen como una anécdota pícara. "usando nuestra astuta malicia indígena engañamos al enemigo, todo se vale [grin]".

En DMG le decían a la gente de frente: "es lavado de plata de los narcos, por eso es que da esos rendimientos". Y claro, la gente piensa "aprovechemos mientras dure, antes de que eso se caiga, el vivo vive del bobo decía mi madre ... y somos del país de los echados pa'lante y de los más vivos". Y mire usted como terminó eso.

O sea: es nuestra cultura. Muchas de nuestras madres nos criaron con el "avíspese papito". Y no siempre para bien (copiése, cólese, quédese con el vuelto, etc). Así somos, no nos hagamos los santos.

Lo mejor es que en el país donde nos preciamos de ser "una flechas", muy vivos ... es donde más modalidades de estafa oye uno. Que el "paquete chileno", que "la del pan y la leche", que "la llamada millonaria"... la lista sería larguísima.

En internet tenemos muchas, empezando por unas inocentes cadenas de Amy Bruce o de gatos embotellados hasta el phishing de los bancos.

Y en los celulares, también.

Ya había hablado de la que me habían hecho (bueno, en realidad lo hice para saber si Tigo respondía, y no) con un aviso en facebook. Hoy leo en twitter que al gerente se la intentaron hacer. Ya la había oído (e incluso leído en El Tiempo, creo) pero la replico porque al parecer hay muchos que no lo saben.

Llega este mensaje de texto:



Uno llama y le dan las instrucciones: que para legalizar la entrega del carro hay que comprar $450.000 en recargas de Comcel, le dan el número, y que el lunes le entregan su premio. Y tan de buenas usted: se gano una rifa sin siquiera estar participando.

Y pasa como siempre: El diablito en el hombro izquierdo dice: "Huy, no compramos boletas para la rifa pero hágale, de una ... gratis hasta un balazo". El angelito en el hombro derecho obviamente trata de hacerlo entrar a uno en razón y hacerle entender que lo están robando (como pasó aquí) y bueno, unas veces gana el de la izquierda, otras el de la derecha.

Hay atenuantes, claro. Los cuentos son reforzados, pero son hábiles y logran confundir. Presionan diciendo que "tiene 30 minutos para consignar" y dependiendo del nivel de ingenuidad (o de torcidez) de la víctima, se dará cuenta que algo no va bien y verificará que la información sea cierta o no. Así lo hizo el gerente. Pero seguro muchos caen. Vi reportes en twitter.

Ya lo sabe: si le ofrecen tantas maravillas y lo presionan para que haga un pago (y en tarjetas prepago, por Dios!) en poco tiempo ... ahí hay gato encerrado. Es una estafa, y usted está cayendo redondito.

Porque recuerde: "de eso tan bueno no dan tanto".
Locations of visitors to this page