Skip to main content.

Archives

This is the archive for June 2007

Thursday, June 28, 2007

Globalización regionalizada

Hoy hace dos semanas partí para Medellín para asistir a varios compromisos familiares, y como suele suceder me iba amañando por allá. Entre otras cosas viví en carne propia lo que es ganar un campeonato de fútbol local (me metí al tumulto porque para saber qué se siente, algo que los de Bogotá como que moriremos sin saberlo), fuí a pueblitos varios (si hubiera internet banda ancha allá me iría a vivir a Jardín, Antioquia)... y bueno, la verdad la pasé muy pero muy bien. Medellín está en obra -igualita a Bogotá hace unos años- y a este paso quedará igualita a Bogotá, pero con otro clima. Mi termostato está como dañado porque casi nunca sentí calor, y mucho menos frío por allá ...extremos de los que los nativos solían quejarse.

Foto panorámica de Jardín Antioquia
Este es el 100% del pueblo. No se a ustedes pero a mi me encanta un pueblo que se pueda ver todito desde arriba y cerca. Me siento jugando simcity.

Y fue en estos viajes que precisamente me nació la inquietud sobre cómo la globalización nos está llevando a hacer un gran esfuerzo mental para escoger los tradicionales regalos de los viajeros.

No se ustedes pero a mi me tocó esa tradición (aún vigente pero cayendo en desuso) de que cuando alguien viajaba le traía -casi que por obligación- a las personas que la esperaban un recuerdito de los lugares donde estuvo. Así es como en los 80s recibir una bolsa de mini snickers o M&Ms era un regalazo, (por algo el slogan de las zapatillas jazz era "las traje de mayami") o quien iba a Cali traía manjar blanco, de Pereira Turrones de la Pastelería Lucerna (¿o era de Medellín?)... de la costa le traían a uno cosas de contrabando (whisky o electrodomésticos), y para no extenderme cada región solía caracterizarse por alguna cosa única que no se conseguía en donde uno vivía. Así fuera el aguardiente local, pero algo se podía traer.

De hecho esa identidad de que cada pueblo tenga su "algo" único debe ser en parte responsable de cierta miopía cultural tropicalista, como creer que el tamal, el bocadillo o el arequipe son cosas que solo se dan acá, a seres privilegiados que en exclusiva mundial aparte de tener dos oceános y todos los pisos climáticos tambien tenemos esas cosas. Y no. Por eso llegamos con un dulce de alguna carajada que nos dijeron una de dos cosas: "es el mejor del mundo" o "Eso solo se consigue acá" ... para descubrir que no era así.

Ahora uno va a esos mismos sitios y mira ... y ve lo mismo que consigue en la tienda de la esquina. Es insoportablemente estandarizado todo. Hasta el manjar blanco de totuma en la carretera tiene código de barras y un "hecho en..." lejos de ese puesto. Mirando con atención las góndolas de Éxito no podía identificar un producto que no consiguiera en Bogotá. Si acaso la oferta de arepas era mejor, y la clientela. De resto... lo mismo. Buscaba, buscaba y buscaba .... y no se me ocurría nada que pudiera sorprender. Eso tiene la globalización: hace que se pierda el sentido de la sorpresa. Igual en la calle, en los comercios informales ... en todos lados es lo mismo.

Bueno, aunque hay excepciones, por supuesto: el queso Urraeño es una de las pocas que puedo enumerar. De hecho la única que se me ocurre en este momento. Y que buena cosa, aunque no se por qué le pusieron "queso". Ya ustedes dirán que hay único y así podré hacer una lista de cosas por traer donde sea que vaya que no consiga por acá.

Perdonarán entonces quienes esperaban que les trajera algo de Medellín, pero es que no se me ocurrió nada para traerles. De veritas que lo pensé, busqué ... pero nada encontré. Si estaban antojados de unos turrones de Santa Helena, en el centro comercial Santa Fé hay un local, allá los consiguen. Y más frescos. ;)

---actualización Julio 9 -----
La panorámica la hice con este software. Que no se note que quedé matado con el pueblito.
Baje la panorámica Jardín en alta resolución: 5018x1405 px (3.97MB)
Baje la panorámica Jardín en resolución 1440x403 px (589KB)
La que está arriba no es sino que le dé botón derecho-> guardar como. está a 420x118, 63,6KB

Saturday, June 09, 2007

Ordem e progresso

Eso dice la bandera de Brasil, por si algún día se lo preguntan en algún concurso de cultura general donde siempre preguntan vainas que no sirve de nada saberlas, excepto la de ganar puntos en programas de concurso de cultura general.

El tema es que aquí en nuestro país del sagrado corazón nos cuesta progresar, evolucionar (de ahí el título). Nos quedamos aferrados a costumbres y prácticas por generaciones ... por física costumbre, o miedo al cambio o qué se yo.

Primer ejemplo: la cédulas y sus orígenes.

"Mi cédula es XX.XXX.XXX de USAQUÉN". Y es común ver en formularios de todo tipo que preguntan la cédula y al lado tienen un campo para el "DE".
¿Alguien podría levantar la mano y decirme si alguna vez en su vida le ha servido saber de donde es su cédula o la de la persona que le dió ese dato? (aparte de alimentar prejuicios regionales sobre la procedencia de la persona en cuestión). ¿Conoce alguna utilidad a ese dato tan increíblemente intrascente?. Es tanto o menos útil como saber que lo que dice en la bandera de Brasil en la cintica blanca es "ordem e progresso".

Entiendo -según dice mi padre- que antiguamente antes de la interné y la PC y la computación y demás las registradurías regionales o zonales expedían las cédulas con su propia numeración, por lo que se podía presentar el caso en que hubieran dos cédulas con el mismo número, en donde diferenciarlas por su procedencia era relevante. Aparte de que supongo que las micromigraciones eran menos masivas que ahora, por lo que igual los casos debían ser muy pocos. Supongo que en algún momento de la historia de la patria unificaron los números y entonces dejó de importar donde había sacado usted la cédula, haciendo que hoy en día ese dato no sirva para un comino. Pero estamos hablando de cosas que pasaron hace ... no tengo idea, pero si digo 50 años podría no estar muy equivocado.

[actualizo 11/06/2007: Estaba en lo cierto... las nuevas cédulas con la numeración actual entraron en vigencia desde 1954]

Y viene la pregunta: ¿Por qué demonios seguimos contestando cuando nos preguntan de donde es la cédula? ¿si le ha tocado preguntar, no ha pensado por algún momento que sentido tiene llenar ese dato?.

Puedo estar muy equivocado, ya ustedes me harán caer en cuenta de mi error en caso de que exista. Pero mientras eso pase sigo afirmando que ese pequeño detalle ilustra nuestra paquidérmica -por lo lenta- adaptación al cambio en nuestro país del sagrado corazón. Lo que soy yo no lleno ese campo, de puro rebelde.

Segundo ejemplo: Las escaleras mecánicas no son ascensores.
Aquí tomo el riesgo de sonar como un verdadero neurótico. Entiendo -también por medio de mi padre- que el primer ascensor fue el algún edifico del centro y la primera escalera mecánica en Bogotá fue la del almacén Sears, hoy Casa Estrella del Centro Comercial Galerías. Los ascensores eran pocos en esa época (¿años 40s-50s?) al ser pocos los edificios que ameritaran su presencia, y seguramente eran muy costosos -no que ahora no lo sean, pero supongo que menos que en la época-. También me dicen que las escaleras mecánicas apenas llegaron fueron consideradas atractivos turísticos y ganchos para atraer personas a centros comerciales. Y eso no es cuento viejo, recuerdo haber leído hace poco más de un año sobre el furor que produjo la instalación de las primeras escaleras mecánicas en una ciudad capital de departamento por ahí en Risaralda o Caldas. Entonces está la novedad y la gente no va a comprar sino principalmente a "montar en la escalera mecánica" para luego intercambiar sus impresiones con sus allegados.

Hasta ahí bien, comprensible, entendible. Yo mismo recuerdo haber salido del colegio en algún recreo al recién inaugurado Centro Comercial Granahorrar a "inaugurar" las escaleras de allá, que eran más rápidas y el doble de anchas de las que conocía de toda la vida: las de Unicentro. Pero ya pasaron otros 40-50 años desde la primera escalera mecánica. ¿Será necesario que la gente todavía se "suba" al escalón y se quede aplastada como si estuviera en un ascensor? ¿Qué le impide seguir caminando? ¿acaso hay unos ganchos que le atrapen los pies?. La escalera mecánica le ahorra el trabajo de subir de la altura h1 a la altura h2.... por lo que subir los escalones casi que equivaldría a caminar en piso plano o si mucho al esfuerzo de subir tres escalones normales (que me corrijan los físicos si me equivoco). ¿Entonces por qué demonios se quedan paralizados haciendo estorbo y no dejando pasar al jóven que va de afán y que estoicamente camina hasta donde lo dejen y espera a que terminen de subir*? (a veces unos eternos segundos).

Video relacionado (especialmente en el 1:44)

Si lo quiere ver grande haga click sobre el video cuando esté reproduciendo. Si alguien habla japonés y nos dice que demonios dicen ... ¡de pelos!

Son paradigmas, anacronismos, esquemas mentales que duran generaciones en romperse. Llámenme pesimista pero tengo la impresión de que nuestra cultura tiene a atesorar esas costumbres y resistirse a cambiarlas más que en otras latitudes. Pero puedo estar equivocado, claro.

¿Tiene algún otro ejemplo de anacronismo o paradigma o como se llamen para contribuir al post? Bienvenidos.

Saturday, June 02, 2007

Patton 6 - Corporaciones 0

Hay un tema que se ha tratado aquí varias veces y es el conformismo y la mediocridad que está presente en nuestras vidas. Lo vemos en todas partes, y crece día a través de una nueva camada de adolescentes -muy inteligentes ellos- pero completamente idiotizados, ya sea porque crecieron viendo Jackass o porque el mundo actual no va a su ritmo. Son como esos niños genios que son hiperactivos, indisciplinados, mamones, no ponen atención a clase pero responden a la perfección los exámenes sin siquiera mirarlos. Cambia un poco mi afirmación de que la generación MTV es una generación de idiotas. Puede ser éso, o puede ser que el mundo no gira lo suficientemente rápido para ellos. Hasta que les dí el beneficio de la duda, como me dijo alguien por ahí al leer Blogjuan#8. O puedo estar diciendo que efectivamente son una generación de idiotas, pero que no es culpa de ellos.

Pero ése no era el tema. Hay un círculo vicioso presente en nuestra vida cotidiana: la mediocridad y el conformismo. Digamos -por poner un ejemplo- que las empresas privadas hacen lo que se les da la gana con sus clientes. Los clientes se quejan con el mono de la pila, con el vecino y con el amigo ... pero no van al conducto regular porque allá asumen que alli también hay perezosos empleados parásitos que evaden su trabajo todo el tiempo, ponen todo tipo de trabas y hacen de mala gana por lo que se supone que les pagan. Las empresas -públicas o privadas- no hacen mayor cosa por mejorar su atención y su servicio, primero porque no les afecta significativamente en términos de mercado (no hay comptenecia sino dos o tres compañías con una especie de monopolio), segundo porque a muchas no les importa y tercero porque a veces las que si se preocupan no se enteran de las cosas que pasan. Por qué? Porque la mayoría de la gente se queja con el mono de la pila, el vecino y el amigo ... pero nunca con quien debería quejarse.

Ah, y el que se queja o denuncia resulta que es un sapo o es un envidioso. Porque aquí hacer "lo correcto" es pecado. Porque el estudiante que hace el trabajo que dejaron desde principio de semestre para tal fecha, y tal fecha lo entrega es digno de ser colgado del palo mayor ... por no pedir junto con el resto del curso con cara de ternero degollado que "profe, un tiempito". No, hacer las cosas al derecho es ser sapo y es un acto digno de rechazo ... y luego nos quejamos que porqué las cosas funcionan de la forma en que lo hacen. Nada es casualidad.

Bien, tres párrafos para decir que yo de un tiempo para acá me volví de los que reclaman a lo que uno tiene derecho, casi que por sentido común. A un buen servicio por ejemplo. He librado 5 batallas con grandes empresas y las he ganado las 5. Actualmente libro una con otro pez gordo (mi anterior proveedor de internet) porque me está cobrando algo que no debería cobrarme ... tardará meses en resolverse, pero no permitiré que me cobren algo que no tiene por qué cobrarme. (claúsula de permanencia mínima ilegal). Porque ellos saben que la gente no acude a las instancias legales, "deja así" y ellos ni cortos ni perezosos se embolsilan la platica de sus clientes. Pronto el marcador se pondrá 7-0.

Ayer libré una pequeña batalla y volví a vencer.

Es simple: fui a Blockbuster a sacar una película. Llegué a las 9:50PM y se supone que cierran a las 10PM. Me dijeron que "el sistema se cierra automáticamente, y ya son las 10 en el sistema". La vieja y conocida excusa. "OK, avisaré a la oficina central que tienen el reloj adelantado 10 minutos" fue mi respuesta. La niña hizo cara de pánico (que delató su mentira) y me dejó ir. Y cumplí mi promesa. No fue eso de esto no se queda así que dice el iracundo cliente, no... escribí la carta, la envié por fax y unas 4 horas después tenía al gerente de Blockbuster llamándome a ofrecer sus disculpas, que había hecho la investigación, había verificado todo -hasta las cámaras de seguridad- y que yo tenía toda la razón y que podía reclamar dos películas en cualquier momento, cortesía de la casa. Adicionalmente el reloj se ajustó a la hora correcta. Secundó la historia de la niña de lo del sistema, aunque yo no me como el cuento ... pero en fin, el caso es que en esa tienda no volverán a cerrarle a los clientes 10 minutos antes, ya sea por error de la hora del sistema o por capricho de los empleados ... y bueno, adicionalmente me salieron gratis las películas.

El objeto de este post -aparte del de hacer el respectivo chicaneo del caso- es invitarlo a usted, señor lector... a que no se deje. Quéjese, no con el empleado mediocre que saca excusas para cerrar antes o no hacer su trabajo, sino con sus jefes. Hágalo por escrito. Hágalo con decencia. Hágalo no sólo por usted, sino por los demas usuarios del servicio. Hágalo por la misma empresa, que si usted no dice nada no podrá corregir las fallas, creará mala imagen de la empresa y todos perdemos. La cultura del servicio depende, en buena parte, de nosotros los usuarios. Y si algunas empresas hacen lo que les viene en gana con sus clientes (o encubren a sus empleados) es porque nosotros, sus clientes, nos dejamos.

Así, como dice el profesor super O ... el mundo habrá mejorado "un poquitito". Y yo soy de esos soñadores que cree que librar esas batallas sirve de algo, para todos.
Locations of visitors to this page